lunes, 11 de febrero de 2008

Al Poeta Despídanlo

había profetizado su destino con los versos del poema que da título al libro: ¡Al poeta, despídanlo! / Ese no tiene aquí nada que hacer. / No entra en el juego. / No se entusiasma. / No pone en claro su mensaje. / No repara siquiera en los milagros. / Se pasa el día entero cavilando. /

Encuentra siempre algo que objetar...

Por cierto: ¿Quién le dice a los Cubanos que otro mundo es Posible?


3 comentarios:

Homo surfus dijo...

Increíble la historia de este cubano universal, me internaré un rato en los recobecos de la internet para conocer más detalles de su vida y obras.

Literófilo dijo...

Que buena recomendación, yo por mi parte te recomiendo que busqués dos escritorazos en la Internet -y que pasés también a escuchar sobre la entrevista que publiqué recién de un grande- bueno te decía Reinaldo Arenas y Guillermo Cabrera Infante. En youtube. Un saludo, linkeado.

roche dijo...

Pura vida Homosurfus,

Gracias Literofilo puravida ya lo hago reciproco.